Alerta: una nave espacial rusa se estrelló contra la Luna

Read Time:2 Minute, 32 Second

Una nave espacial lanzada por Rusia a la Luna estalló este sábado contra el satélite terrestre tras un incidente ocurrido durante una maniobra previa a su alunizaje, que estaba previsto el lunes. Se trata de Luna-25, la primera sonda lanzada por Rusia hacia la Luna desde 1976. Ahora, una comisión especial está investigando las causas de la coalición espacial.





Según un comunicado oficial de  la agencia espacial Roscosmos, reproducido por la agencia AFPtras “el impulso para formar su órbita elíptica de prealunizaje”, ayer “hacia las 14.57 (8.57 en Argentina), la comunicación con Luna-25 se interrumpió”. En ese marco, indicó que “las medidas tomadas el 19 y 20 de agosto para buscar el aparato y entrar en contacto con él no dieron resultado”.

“Según los resultados preliminares” de la investigación, el aparato “dejó de existir tras una colisión en la superficie lunar”, y apuntó que “una comisión interministerial” se encargará de averiguar “las razones” del incidente que causó “la pérdida” de Luna-25. 

La misión Luna-25, destinada a darle un nuevo impulso al sector espacial ruso, se consideraba “arriesgada”, según había admitido previamente el propio jefe de Roscosmos, Yuri Borisov.  Frente al presidente ruso, Vladimir Putin, el pasado junio, Borisov declaró que “las probabilidades de éxito de estas misiones se estiman en un 70%”. 

Luna-25 fue puesta en la órbita lunar el miércoles, tras haber despegado en la madrugada del 11 de agosto desde el Extremo Oriente con la intención de alunizar en un área nunca antes explorada y dar un nuevo impulso a su programa espacial, a 50 años del último lanzamiento y en medio del aislamiento al que está siendo sometida por la invasión a Ucrania.


El lanzamiento del módulo Luna-25 era la primera misión rusa a la luna desde 1976, una era en la que la extinta Unión Soviética estaba a la vanguardia de la conquista del espacio. Pero desde la caída de la URSS, Moscú se enfrenta a una serie de dificultades como la falta de financiamiento y los escándalos de corrupción.

El cohete Soyuz que transportaba esta sonda de casi 800 kilos despegó desde la base espacial de Vostochni, en el extremo oriente, a las 2.10 de Moscú (las 20.10 en Argentina). Estaba previsto que el aparato llegara en cinco días a la órbita lunar, donde iba a  estar entre tres y siete días para escoger un buen lugar para el alunizaje en la zona del polo sur del satélite.


Una vez en la Luna, el módulo, cuya masa es de 800 kilos, iba a “tomar muestras y analizar el suelo, así como llevar a cabo investigaciones científicas a largo plazo”, según la agencia espacial.

Este lanzamiento se produjo en un contexto de aislamiento del programa ruso, ya que Roscosmos está vetado por las potencias occidentales. En sintonía con su estrategia diplomática, Rusia busca desarrollar la cooperación espacial con China.


Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Scroll al inicio