Abogado de Molares advirtió que hay elementos para comprobar su “crimen”

Read Time:3 Minute, 27 Second

Familiares del militante social Facundo Molares Schoenfeld, militantes del Movimiento Rebelión Popular (MRP) y sus abogados advirtieron este viernes que “hay muchos elementos contundentes para comprobar el crimen” del fotoperiodista, cuyo cuerpo era velado en la tarde de este viernes.

Además, aseguraron que sufrió una “asfixia” por parte de efectivos de la Policía de la Ciudad que lo “aplastaron boca abajo contra el suelo” y le produjeron un “accidente de tipo cardíaco” seguido de muerte, durante un operativo de represión a una protesta de la que participaba el jueves pasado en el Obelisco.

“Los elementos que tenemos son muchos y contundentes, nos van a permitir comprobar el crimen”, dijo uno de los abogados de la familia Molares, Gustavo Franquet, durante una conferencia de prensa realizada en la sede del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba), en la Ciudad de Buenos Aires.

Según explicó el abogado, el perito de parte Fernando Mario Ariel Rossi consideró que la autopsia del cuerpo de Molares -que era velado en la tarde de este viernes es “absolutamente compatible con una asfixia”.

Sin embargo, también indicó que esa autopsia, según la cual Molares falleció por “congestión y edema, hemorragia pulmonar-cardiopatía dilatada”, es un informe que “no dice nada sin el contexto” en el que se produce la muerte.

“A Facundo lo tiraron al suelo, lo aplastaron boca a bajo contra el suelo. Se le subieron dos policías de 100 kilos cada uno. Las demás personas que fueron sometidas a ese trato decían que no podían respirar. Algunos empezaban a decir que Facundo se estaba poniendo violeta”, detalló.

Molares, de 47 años, murió en la tarde del pasado jueves 10 de agosto, a pocos metros del Obelisco, tras la represión de la Policía de la Ciudad a una protesta realizada por agrupaciones de izquierda y organizaciones sociales convocada “contra la farsa electoral y por la democracia del pueblo”.

Franquet señaló que el fotorreportero falleció por “el esfuerzo que le costó la asfixia a la que fue sometido, boca abajo en el suelo, que hizo que se le produjera un accidente de tipo cardíaco y pulmonar, algo bien indicado por los médicos”.

Sobre las versiones que indicaban que Molares tenía comorbilidades que le propiciaron la muerte, Franquet argumentó “conocer” su “historia clínica” y afirmó que tenía “una afección” que le provocaba “problemas respiratorios” pero que no tenía “riesgo de un infarto”.

El abogado remarcó que ninguno de los peritos consultados, tanto del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), de la Secretaría de Derechos Humanos, como el propio Rossi, cuestionó la autopsia y que, sumado a los trámites que padeció su familia para tramitar la entrega de su cuerpo, prefirieron desistir de “una segunda autopsia”.

“Renunciábamos a pedir una segunda autopsia a cambio de que podamos recuperar el cuerpo de Facundo y que podamos tenerlo con nosotros”, agregó.

Los agentes que actuaron frente a la manifestación pertenecen a la División Operaciones Urbanas de Contención (DOUC) y estuvieron bajo el mando de la comisaría 1-B de la Policía porteña, según se pudo establecer desde la Fiscalía Nacional en lo Criminal Correccional 30, a cargo de la fiscal Marcela Sánchez.

La fiscal Sánchez, que dirige la investigación, ordenó que se identifique a los efectivos que participaron del operativo y encargó las medidas de prueba a la División Intervenciones Judiciales de la Policía Federal (PFA).

Consultado sobre si están identificados los efectivos policiales que participaron de los hechos, Franquet afirmó que “no se hizo demasiado” hasta el momento y que “recién ayer” tuvieron “acceso” al expediente. “Todavía no se ha conseguido una información precisa sobre la Policía de la Ciudad”, señaló.

La causa, caratulada como “averiguación de causales de muerte”, está a cargo del juez Manuel Gorostiaga, del Juzgado Criminal y Correccional Nº 2, y quien instruye la investigación es la Fiscalía Nacional en lo Criminal Correccional 30.

Gorostiaga aceptó este jueves a Hugo Molares como querellante en la causa en la que se investiga la muerte de su hijo por ser “particular damnificado” en los hechos.

Fuente: La Nueva Mañana

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Scroll al inicio