Violencia de género: una segunda denuncia complica al intendente de Cruz del Eje

Read Time:5 Minute, 38 Second

Pasaron tres años hasta que M.B.C. se animó a denunciar por violencia de género ante la Justicia a su ex pareja, Claudio Farías, intendente de Cruz del Eje y candidato a legislador departamental de Hacemos Unidos por Córdoba no electo. Lo hizo dos días después que otra mujer, también ex pareja de Farías, lo denunciara y a raíz de ello la fiscal Analía Cepede lo imputara por lesiones leves calificadas por el vínculo. 

Repasando las denuncias realizadas por ambas mujeres es posible hallar patrones comunes: en casi todos los episodios Farías ejerció violencia física, verbal, psicológica, simbólica y económica. Además, señalan que las privó de su libertad, ingresó a sus domicilios sin consentimiento e incluso usó una camioneta de la Municipalidad de Cruz del Eje para embestir el vehículo donde se trasladaba una de ellas. Además, en varios de estos episodios estuvo en compañía de diferentes amigos, algunos funcionarios de la Municipalidad de Cruz del Eje.

“Muchas veces dijo que me iba a matar, que me iba a dejar sin trabajo”

M.B.C. y Farías fueron pareja desde el 2016 al 2020. Fue durante esos años que tuvieron lugar los episodios de violencia de género, y que hoy, faltando pocos meses para que Farías concluya su mandato frente al municipio de Cruz del Eje, ella decidió denunciar. Un punto clave es que al momento de los hechos, M.B.C. era empleada del municipio y que Farías la habría amenazado con despedirla en caso de denunciarlo. Fue gracias a GV, la primera denunciante, que juntó valor: “Con la denuncia hecha por su actual pareja es que me animé a comentar lo sucedido cuando yo estaba con él, ya que me sentía con miedo y temor de que él tome represalias conmigo”. Y agrega, en la denuncia, “muchas veces dijo que me iba a matar, que me iba a dejar sin trabajo”.

Además, M.B.C. menciona manejos fraudulentos de la obra pública en dicho municipio: “Cuando me desempeñé en el cargo de Secretaria de Obra Pública él me echaba de la Municipalidad haciendo decretos que me mandaba por fotos, pero que luego no presentaba, todo porque yo no quería ser parte de los manejos turbios que él quería hacer en la obra pública del municipio”.

Entre los episodios que narra la víctima hay uno ocurrido en junio de 2019, donde el intendente de Cruz del Eje la violenta de forma física delante –incluso- de un policía que estaba haciendo adicionales y el cual no interviene. Esa misma noche, tras discutir en una fiesta y regresar sola a su casa, en San Marcos Sierras, Belén se encontró a Farías durmiendo en su cama: para ingresar había forzado una ventana.

Toda la serie de hechos narrados por M.B.C. dan cuenta no solo de la existencia de violencia de género, sino que además dejan ver el uso que Farías hizo del poder otorgado, al ser la máxima autoridad del municipio, para ejercerla. 

Licencia para Farías y pedidos de informes

El pasado 27 de julio, el Concejo Deliberante de Cruz del Eje se reunió para tratar el pedido de licencia solicitado por Farías, que finalmente le fue otorgado, mientras que diferentes agrupaciones de mujeres concentraban afuera para exigirle a la Comisión Interna de Investigación avances concretos respecto a la situación del intendente. Durante la sesión del CD, y por unanimidad, se decidió trazar tres pedidos de informes a la fiscalía: dos por las denuncias de violencia de género y un tercero por una causa del 2021 contra Farías por administración fraudulenta.

Para acompañar el pedido de la letrada y de la víctima, organizaciones de mujeres y de la diversidad convocaron a concentrar ayer jueves ante el Concejo Deliberante de Cruz del Eje, donde además se discutiría un pedido de extensión de licencia solicitado por Farías.

Virginia Artaza, periodista de Radio Central Ferroviaria e integrante de La Colectiva de Cruz del Eje, dijo a La Nueva Mañana: “La impunidad con que se maneja Farías es muy grande. Por eso exigimos que esta persona sea removida de su cargo y que deje de cobrar el sueldo como intendente. Y que luego llegue el proceso judicial que corresponda”.

“Queremos que se cambie la carátula a privación ilegítima de la libertad”

Por otro lado, Stefanía Vespreini, abogada que representa a la primera denunciante, G.V, confirmó a La Nueva Mañana días atrás que solicitó a la fiscalía la ampliación de la imputación contra Farías para que se incluya el delito de privación ilegítima de la libertad agravada por el vínculo.

“Estamos en busca de que se cambie la carátula de la causa. Nuestra representada hizo una ampliación de la denuncia y desde nuestro estudio vamos a luchar para que se agrave la imputación contra Farías. G. ha sufrido reiterados hechos, que hoy se anima a denunciar. No creemos que solo sean lesiones leves calificadas, sino que de acuerdo a lo que denuncia, se dan todos los elementos de una privación ilegítima de la libertad”, indicó la abogada a La Nueva Mañana.


El caso del intendente Martín Gill

A diferencia de Farías, que cuando se hizo pública la existencia de una denuncia por violencia de género, numerosos medios de comunicación llevaron el tema, en el caso del intendente de Villa María, también de Hacemos Unidos por Córdoba, el silencio es prácticamente absoluto.

También imputado por lesiones leves agravadas por el vínculo y por género, tras una denuncia de su expareja, Gill está citado a declarar el próximo 10 de agosto en los Tribunales de la ciudad cabecera del departamento San Martín.

Su ex pareja dialogó con La Nueva Mañana y contó que actualmente continúa vigente la orden de restricción. A diferencia de lo ocurrido en Cruz del Eje, donde las organizaciones de mujeres apoyaron a las denunciantes, en Villa María, L.A. dice que se quedó sola. “Acá en Villa María no recibí ningún apoyo, ninguna mujer se solidarizó conmigo. Salvo en el Polo, donde no me sentí contenida y por eso decidí seguir mi sesiones con mi psicóloga personal”.

“En este momento me encuentro mucho mejor, porque la pasé muy mal. Estoy contenida por mis hijos, amigos y mi psicóloga que me ayudó a salir adelante. Tuve que poner mucho de mí, y lo hice por mis hijos. Es una situación que aún me sigue doliendo todo lo que viví”, cuenta L.A.

Y concluye: “Acá en Villa María, él tiene ‘comprados’ todos los medios de comunicación. Nadie habla de la denuncia. Lo cuidan de todos lados. Hace poco se mudó a tres cuadras de mi casa. El sábado me lo crucé en la calle y me dio un ataque de pánico. Gracias a lo que me enseñó mi psicóloga me pude poner bien”.

Fuente: La Nueva Mañana

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Scroll al inicio