Schiaretti: “Argentina exige que haya un gobierno de unidad nacional”

Read Time:9 Minute, 34 Second

El gobernador de Córdoba y precandidato a presidente por el espacio “Hacemos por nuestro país” mantuvo un encuentro con periodistas gráficos esta semana en el tramo final rumbo a las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) que se realizarán el 13 de agosto.

En esa instancia, se refirió a sus ejes de campaña con críticas a las medidas económicas del gobierno nacional, en especial hacia el precandidato elegido por el oficialismo, Sergio Massa, a quien cuestionó por su gestión en el último año como ministro de Economía, minimizando su presencia en Córdoba esta semana en el marco de su gira nacional.

“No hay ninguna posibilidad de que el kirchnerismo solucione el problema de la inflación”

“Hace un año que es ministro y tendría que haber mejorado el funcionamiento de la economía. Pero en vez de eso, la inflación pasó de 65% a 130% anual y el dólar que estaba a $ 240 está en $550. Massa es la prueba evidente del fracaso del gobierno kirchnerista”, aseguró Schiaretti. Además, consideró que “no hay ninguna posibilidad” de que el kirchnerismo solucione el problema de la inflación. “Es imposible, primero que (Massa) tenga las condiciones y la vocación para hacerlo. Segundo, no creo que lo deje Cristina (Fernández). Porque acá a los candidatos a presidente, los pone Cristina. Y todas las decisiones que toma Massa, las consulta con ella, porque es la característica que tiene el kirchnerismo”, sentenció el gobernador de Córdoba. 

Además, expresó que plan económico que encare Massa debe contar con la credibilidad de la sociedad. “Estoy convencido de que la sociedad hoy no le cree. Muy por el contrario, le genera mucha desconfianza. Y las pruebas son los resultados electorales en las provincias, donde los gobiernos locales afines al kirchnerismo vienen perdiendo. Creo que estamos asistiendo al fin del ciclo kirchnerista”, enfatizó Schiaretti.  

En este punto marcó una clara diferencia entre la visión que tiene el peronismo cordobés, que se aleja del pensamiento del gobierno nacional actual, e insistió en que nuestra provincia “no se dejó doblegar por el kirchnerismo” cuando se aprobó la Resolución 125 que afectaba al campo.

El acuerdo con el FMI

Con relación al acuerdo que Massa realizó con el FMI, Schiaretti señaló que el Fondo ha tenido una “relación laxa” con el gobierno nacional, al cual aseguró no le estaba “cobrando un peso”. Por el otro lado, se diferenció de las declaraciones de Patricia Bullrich en cuanto a que no había que tener miedo de sacar el cepo y abrir la compra de dólares. 

“Yo creo que el Fondo se equivocó al prestarle dólares a países que tienen severa dificultad en su macroeconomía. Esto se está observando con todos los deudores. Y eso también responde a lo que dijo la precandidata a presidente, que va a conseguir un blindaje del Fondo. A mí me parece que eso no es real porque el mayor deudor que tiene el FMI es Argentina. No le cobra ¿y le va a dar otra cantidad de plata enorme? Me parece muy poco realista plantear eso. Lo que nosotros tenemos que hacer para conseguir dólares es incentivar la exportación, o sea, que la llegada de dólares al país sea genuina”, señaló.

Respecto a cómo negociaría con el FMI, dijo: “Hay que encarar la negociación diciendo que vamos a pagar cuando crezcamos. Argentina tiene que equilibrar su macroeconomía y cambiar las reglas de juego que ahogan sus posibilidades productivas y que lo único que fomentan es la cultura del subsidio”.

Bajar las retenciones 

En el marco de la charla, Schiaretti planteó varios ejes en torno a sus propuestas de gobierno como impulsar la producción de biocombustible. “Países que producen biocombustibles como Estados Unidos y Brasil tienen un corte mínimo del 20%. Mi propuesta es llevar también ese corte mínimo al 20% porque además de reducir la huella de carbono significa más producción y más puestos de trabajo. Córdoba es la mayor productora de bioetanol, y por eso me parece que esta una de las medidas que hay que tomar”, indicó. 

Asimismo, reafirmó su proyecto de bajar las retenciones en forma gradual hasta eliminarlas completamente en cuatro años. “Las retenciones son un impuesto que no existe en ningún lugar del mundo. Únicamente aquí tenemos un impuesto a la mayor producción agropecuaria que, además, es un sector dinámico por excelencia. Pero el actual gobierno le ha puesto el pie encima y trata el campo como un enemigo, poniéndole limitaciones para exportar. Yo estoy convencido de que hay que eliminar las retenciones porque afectan al interior productivo, y no a los habitantes del AMBA. Y creo que pueden eliminarse gradualmente en cuatro años. De llegar a la presidencia, el 10 de diciembre de este año yo propongo bajar un 25% las retenciones. En este punto, coincidimos con la Mesa de Enlace y lo venimos planteando juntos”, enfatizó.

Y afirmó: “¿Saben qué pasó mientras Argentina ponía retenciones con Brasil y Uruguay? Uruguay se constituyó el mayor exportador de carnes que Argentina. Uruguay tiene menos habitantes que la provincia de Córdoba. Y Brasil, logró una producción agroalimentaria casi igual a la de Argentina, en 30 años la producción. El PBI agroalimentario de Brasil es igual a todo el PBI argentino. Esta es la diferencia: allí se le dio impulso correcto para que haya producción mientras que en Argentina se le puso el pie de encima a todo el complejo agroalimentario”.

Reducir el déficit fiscal

Por otro lado, Schiaretti señaló cuál es su plan para reducir el déficit fiscal. “Lo que estamos viendo ahora es la exacerbación de la inflación porque se imprimen billetes de manera increíble. Y para reducir el déficit fiscal no se necesita un ajuste salvaje, simplemente hay que encaminar tres variables. Una, evitar la superposición de funciones entre el Estado Nacional, el Provincial y el Municipal. El otro elemento es revisar los subsidios mal dados a la energía y el transporte. La energía debe ser subsidiada para aquellos que realmente están pasando una necesidad. Y el tercer ítem es solucionar el déficit de las empresas públicas. Y acá ni siquiera entro en el debate sobre si tienen que ser privatizadas o no. Ese es otro debate. Lo que digo es que no hay ningún justificativo para que una empresa pública arroje déficit”, señaló. Al respecto, ejemplificó con EPEC y Bancor, señalando que ambas son estatales, arrojan utilidades y pagan Impuesto a las Ganancias.

Además, el precandidato presidencial se refirió al delicado tema del sistema previsional. “Argentina lleva décadas en que la gran mayoría de su población tiene un trabajo informal. Entonces llegan a la edad de adultos mayores sin tener aportes para jubilarse. Pero creo que la peor solución es la que tomó el kirchnerismo, de dar esa moratoria a mansalva, que lo único que consiguió es que haya una cantidad increíble de adultos mayores que cobran la jubilación mínima”, analizó.

En ese orden, señaló que Argentina tiene que encarar y darle una solución “a esas dos o tres generaciones que llegaron a la edad de adultos mayores y no han aportado nunca, pero que podrían recibir una especie de pensión mensual o salario que les permita sobrevivir. El país tiene que ser solidario, tenemos que darle un ingreso mensual razonable que tiene que estar explicitado en el presupuesto”, sugirió. 

Ademas, dijo que uno de los programas urgentes que hay que poner en marcha en Argentina es “el de transformar los millones de compatriotas que vienen del subsidio en trabajadores formales. Para eso, por un lado, hay que tomar medidas de estabilización, que den impulso a la producción. También me parece que es clave en un país como el nuestro, donde la pequeña y la mediana empresa es la que da el 70% de los puestos de trabajo, tomar medidas para que las pymes no se fundan si tienen que despedir a un trabajador. Por eso hay que acabar con la industria del juicio, que no beneficia al trabajador ni al empleado”, opinó.

Afinidad con el radicalismo

Schiaretti ratificó su intención en acordar con Juntos por el Cambio el 22 de octubre, luego de las elecciones en primera vuelta. Pero ante la consulta sobre la posibilidad de que en las PASO resulte ganadora Patricia Bullrich y no Horacio Rodríguez Larreta (que es más afín a sus ideas), el gobernador argumentó: “Yo creo que la crisis de Argentina exige que haya un gobierno de unidad nacional, y para esto es necesario entablar acuerdos”. 

“Pero eso es algo a hablar después de la primera vuelta. Hasta allí, todos competimos para ser candidatos a presidente. Luego, el 22 de octubre, estaremos dispuestos a acordar con aquellos que coincidan con nuestra mirada”, afirmó.

Si embargo admitió con quién tiene “mayor afinidad de pensamiento”: “No hay duda que es con el radicalismo en su conjunto, porque toda la UCR expresa algo parecido a lo que planteamos nosotros y que lo plasmó inclusive en el documento de su convención. No podemos quedarnos discutiendo con signo ideologista”, precisó.

También dijo coincidir con ciertos sectores del PRO, la Coalición Cívica, y del peronismo no kirchnerista. “Cada uno decidirá de qué lado juega, en qué lado participa en esta elección nacional, pero yo creo que es algo que se debe hablar después de la primera vuelta. Y que estoy convencido que se puede imitar el acuerdo que hicieron partidos políticos uruguayos que son el sustento del gobierno del presidente Lacalle Pou. Fue con el acuerdo que se realizó luego de la primera vuelta, entre el partido blanco y colorado; los cuales, por su historia, son similares al radicalismo y al peronismo en Argentina”, graficó Schiaretti.

“La maldita grieta”

Como en toda su campaña electoral, Schiaretti reiteró que su propuesta para la presidencia junto a Florencio Randazzo como candidato a vicepresidente es salir de la “maldita grieta”, a la cual culpó por la baja participación en las urnas de los electores en los últimos comicios provinciales. 

“La grieta es el negocio de los políticos y es la desgracia de la gente. Los políticos se pelean para ver cómo conforman las listas, basta que uno diga blanco para el otro decir negro… Esto se traduce en la baja participación en las elecciones, en un desencanto de la gente que a la vez genera un crecimiento de candidatos como Javier Milei, que crea afinidad por su planteo ´antipolítico´. Yo no voy a calificarlo, pero veo que sus propuestas son medidas milagreras, que no tuvieron éxito en ningún lado del mundo. Pero su aparición y la adhesión que las encuestas indican que tiene Milei están vinculadas a este desencanto de la gente con la grieta”, subrayó el gobernador.

En esta línea, dijo que quien inventó “la maldita grieta” fue Cristina Fernández y aseveró que Mauricio Macri también entró en esa sintonía y fracasó. “Ahora, los argentinos venimos peor que antes, y esto no es lo normal. Lo que queremos es que se pueda dialogar y trabajar juntos por más que se piense distinto, con los que quieran un país normal como pretendemos nosotros”, señaló Schiaretti.

Por último, recordó que entre los precandidatos que compiten en las PASO, la única fórmula que no representa al AMBA la encabezan él junto a Randazzo. “Representamos al interior productivo, y a la gestión en el gobierno. Yo siendo de Córdoba y Randazzo de Chivilcoy. Ambos expresamos la gestión y la voluntad de resolver los problemas de la gente y no nos dejamos envolver por la rosca política o las grietas”, cerró Schiaretti. 

Fuente: La Nueva Mañana

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Scroll al inicio