El plan de Bullrich, al descubierto y con caos

Read Time:6 Minute, 3 Second

Uno de los economistas de cabecera de Patricia Bullrich, el diputado Luciano Laspina, develó el misterio y contó ante lobistas de un think tank estadounidense cuál será el plan económico de la precandidata presidencial de Juntos por el Cambio. Ante la curiosa e incisiva mirada de los directivos del Wilson Center, un polo con terminales republicanas y sede en Washington, adelantó una reforma laboraldevaluación del tipo de cambio, un fuerte ajuste fiscal y prometió la liberación del cepo cambiario y de los controles de capitales. Una especie de plan Macri 2015 pero recargado y ya sin disimular detalles.

Según supo PáginaI12, el mensaje del ajuste y un modelo tan polémico llevó a los presentes a preguntarle cómo sostendrían el descontento social que se generará si Bullrich es presidenta y aplica la receta: «El Congreso será el elemento para reducir la tensión social», adelantó el economista. Y citó un dato curioso al afirmar que «hemos hablado de esto con Diana Mondino». La mujer en cuestión es economista de la Libertad Avanzael partido de Javier Milei, y habló una semana antes que Laspina en el mismo escenario, vía Zoom, del Wilson Center. Pometió allí casi el mismo modelo que sugirió Laspina en una charla que duró una hora. 

Eso refleja que el bullrichismo tendría cerrada una alianza parlamentaria con Milei para aprobar reformas. «Tenemos el número para pasar todos los cambios que queremos hacer», se sinceró Laspina y aseguró que también bancarán el ajuste los gobiernos de San Luis y San Juan, hoy en manos de Juntos por el Cambio. Los que conocen los nexos de Milei con Bullrich no descartan, además que dependiendo del resultado de las PASO, haya con posterioridad a esa fecha un acuerdo de programas entre la Libertad Avanza y Bullrich, si es que la precandidata de Juntos por el Cambio le gana a Horacio Rodríguez Larreta, su rival en la interna. 

El plan fallido de Macri, revisitado

Laspina, el economista más relevante en los equipos de Bullrich, suele ser un personaje directo y sin vueltas. Cumpliendo esa premisa, dijo en el Wilson Center que el programa económico de Bullrich tiene varios puntos centrales. Enumeró allí la reforma laboral, una salida del cepo en el día uno, la contracción del déficit fiscal vía un recorte del gasto público y una devaluación inflacionaria que intentó minimizar con un eufemismo de la terminología económica: «Habrá un reajuste de precios relativos«, citó. 

El eje de su charla fue poner en el centro al kirchnerismo, al que le achacó haber aumentado el déficit. Y cuando le preguntaron cuánto tiempo tardaría en tener resultados con esas prácticas, afirmó que «la secuencia para las reformas es bastante difícil de anticipar hoy porque realmente no sabemos cuál será el escenario al comienzo de nuestro gobierno, porque el de Alberto Fernández se está quedando sin reservas.  Pero cualquiera sea el contexto que heredemos, creo que necesitamos abordar las reformas desde el principio y lo más rápido posible”. 

Los referentes del Wilson Center, curiosos, también quisieron saber por qué la receta que puso sobre la mesa Laspina, que ya aplicó Mauricio Macri en 2016, funcionaría ahora cuando ya falló durante el gobierno PRO. Para Laspina, «el escenario en 2016 era bastante diferente al de hoy y creo que aprendimos muchas lecciones de esa experiencia. Salir de estrategias populistas siempre es un desafío para cualquier país. Así que sabemos que, para salir de estas estrategias populistas, necesitamos impulsar reformas desde el principio para dar tiempo a cosechar los beneficios”.

Esas consultas de integrantes del Wilson Center sobre el contexto social son una constante, también, en el Círculo Rojo argentino. La idea general es que en la elección del 13 de agosto se juega, además de las propuestas, cómo harán los partidos más conservadores para ejecutar esos planes y contener el malestar en la calle. El antecedente más reciente de que gobernar a través del Congreso, sin considerar negociaciones sectoriales, no garantiza estabilidad, fue el caso de la reforma Constitucional en Jujuy, donde buena parte de la sociedad dejó en claro lo que no quiere, aún cuando Juntos por el Cambio y el peronismo votaron a favor de los cambios en la carta magna de la provincia que conduce Gerardo Morales.

Para el think tank, «la elección es impredecible», aunque admiten que las encuestas tienen a Juntos al tope de las voluntades. También entienden que la propuesta libertaria es la que mayores riesgos le trae al país. Todo eso aún cuando Diana Mondino, la representante de Milei, hizo todo lo posible en su charla para dejar en claro que su fuerza política está totalmente alineada con los Estados Unidos. Un ejemplo: «Hay que separar a las empresas de capitales chinos de la posible injerencia del gobierno chino en el país», dijo. Además, pidió hacer lo posible para que Argentina no se sume al bloque de los BRICS, un claro gesto contra el multilateralismo que acentúa la dependencia estadounidense.

«No seríamos un gobierno impopular»

“No seríamos un gobierno impopular», apuntó Laspina cuando los interlocutores volvieron a indagar en el caos que podrían generar esas políticas. Allí el economista resaltó que «la única reforma que podría causar fricciones sería la laboral, puesto quelos sindicatos están muy ligados al kirchnerismo«. Unas horas después de la charlas de Laspina en el Wilson Center, otro referente del bullrichismo también avisó la reforma laboral que se vendría.

En una entrevista en Radio Con Vos, Dante Sica, otro de sus asesores y exministro de Industria de Macri, pidió terminar con la «ultraactividad«. «Hay que suspender la ultra actividad de los convenios laborales», expresó. El termino refiere a la prórroga automática de los convenios colectivos una vez que vencen. Vale decir que el tiempo de duración de los convenios es un acuerdo de las partes, y la supuesta eliminación de la renovación automática busca darle al Gobierno la potestad de suspenderlas y modificarles puntos de manera dinámica. «Hay que acelerar la renovación de todos los convenios colectivos, ponerlos en condiciones modernas«, concluyó Sica.

La suspensión de la «ultra actividad» debe pasar, también, por el Congreso, lo que explica la insistencia de Laspina de recrear en el Parlamento un escenario casi de garantía para la aplicación del plan económico. En esa línea, el economista insistió en su charla por Zoom con los estadounidenses: «creo que tendremos el respaldo político, los números en ambas cámaras y el apoyo social para impulsar estos cambios desde el principio”. Y avisó que en esta oportunidad, no pasará lo que ocurrió durante el Gobierno de Macri, en el cual hubo una fuerte resistencia a cambios fuertes, como la modificación de la ley para el cálculo de jubilaciones.

Esta vez, la situación será totalmente diferente a la de la gestión Macri. Aún si el kirchnerismo promoviera disturbios sociales y manifestaciones, mantendremos la mayoría en ambas cámaras, y, de alguna manera, eso probablemente fortalecerá esa mayoría, porque está bastante claro que este modelo ha llegado a su fin y que necesitamos un cambio”.

Fuente: Motor Economico

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Scroll al inicio