El paro de actores y guionistas también afecta a la industria de la animación

Read Time:3 Minute, 39 Second

Desde hace tres meses, Hollywood está sacudida por una histórica lucha de guionistas y actores que afecta a toda la industria cinematográfica estadounidense en sus distintas plataformas. El paro, también repercute en varias producciones animadas, como en series como “The Simpsons” y “Futurama” y en películas como “Wish”, de Disney.






El conflicto está lejos de resolverse, pero por primera vez -desde que fue declarada la huelga el primero de mayo-, la cámara patronal accedió a sentarse con la representación sindical de los escritores, el Writers Guild of America (WGA), que a su vez es parte de una federación más abarcativa, la IATSE (International Alliance of Theatrical Stage Employees). La reunión se realizaría el viernes próximo.

Hasta el momento, la Alliance of Motion Picture and Television Producers (AMPTP), no respondió a las demandas de un mejor reparto de las ganancias del streaming y las alertas ante la Inteligencia Artificial como una forma de que se pierdan puestos de trabajo.



Las imágenes de los piquetes de guionistas y actores frente a los principales estudios de la industria dieron la vuelta al mundo. Se viralizaron fotos y videos de las movilizaciones frente a estudios como los de Amazon, MGM, CBS, Disney, Netflix, Paramount, Sony, Universal y Warner Bros., entre otros. 


La huelga, que comenzó el 2 de mayo, se vio potenciada cuando se sumaron los actores, representados por el Screens Actors Guild – American Federation of Television and Radio Artists. (SAG-AFTRA), el 14 de julio , y liderados por Fran Drescher, la actriz famosa por su papel como “La niñera”. La lucha alcanzó una repercusión muy llamativa con la irrupción de los Teamsters, el sindicato de camioneros, que también es parte del reclamo y que tiene una lideresa muy llamativa que todavía no es tan famosa como Drescher, pero que está dando mucho de qué hablar: es Lindsay Dougherty, la líder de la seccional 399 del norte de Hollywood. 


Del otro lado del mostrador, una de las voces que se alzó en contra del reclamo, fue la del CEO de Disney, Bob Iger. En una entrevista con la cadena CNBC, mientras participaba de la Sun Valley Conference que se desarrolló en Idaho -y que es conocido como campamento de verano de los billonarios-. Desde esa particular locación, pidió “ser realistas sobre el entorno comercial y lo que este negocio puede ofrecer”.

Los huelguistas hicieron fila para contestarle. Una de las voces críticas que se hizo notar fue la sobrina nieta de Walt Disney, Abigail Disney, activista y directora del documental “The American Dream and Other Fairy Tales”, en donde se narran las penurias que atraviesan los trabajadores de los parques de diversiones. Su abuelo y su padre, los dos llamados Roy, fueron esenciales para la construcción y el sostenimiento del imperio comercial de la casa del Ratón. “Si tienes 65 millones de dólares en tu bolsillo deberías no poder dormir si tus trabajadores no tienen para comer”, dijo Abigail a la revista Rolling Stone, para luego criticar que el gerente gane 1,424 veces más que el salario promedio de sus trabajadores. 


A medida que pasaron las semanas, el conflicto comenzó a impactar en producciones animadas, en shows como “Futurama”, “The Simpsons”, “Rick y Morty”, “Family Guy”, “American Dad”, “Big Mouth”, entre otros.

Además, los planes para el estreno de la película “Wish”, de Disney Animation, y “Spiderman: Beyond the Spider-Verse”, de Sony, se vieron afectados. 

Si bien el sindicato de la animación, The Animation Guild (TAG), que también es parte de la IATSE, no es parte de la huelga, se solidarizaron desde el primer momento con el reclamo. La mayoría de las producciones animadas no se vieron afectadas hasta el momento, pero en el caso de algunas series, sus guionistas están organizados en el WGA.

El TAG, mucho más pequeño en cantidad de miembros en comparación al WGA o al SAG, viene creciendo mucho en organización en los últimos tiempos. Recientemente, lograron que los trabajadores de producción de Cartoon Network y los de Nickelodeon se puedan organizar, con aceptación de las respectivas compañías.

Además, el sindicato de la animación está dando la pelea para que Disney acepte que los trabajadores de producción se sindicalicen, pese a que la empresa se mostró reacia hasta el momento. Sin embargo, confían en el impulso que tomaron recientemente a partir de los reclamos de guionistas y actores, con una lucha que está haciendo historia. 

Fuente: Télam

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Scroll al inicio