La librería que nació en un teatro y rompió todos los récords

Read Time:3 Minute, 46 Second

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires ofrece siempre la posibilidad de vivir una experiencia distinta en cada visita. Aprovechando el fin de semana largo, un buen plan es poder conocer la librería El Ateneo Grand Splendid. 

La misma fue inaugurada el 4 de diciembre de 2000 en las instalaciones donde funcionaba el Teatro Gran Splendid, en cuyo escenario hizo sus primeros pasos en su carrera Carlos Gardel. Para instalar allí la librería más grande de Sudamérica -la cual contiene 35 mil ejemplares-, se acondicionó la antigua sala para devolverle todo su esplendor y aprovechar sus amplios espacios para convertirlo en un verdadero centro cultural. 

En el Ateneo Grand Splendid no solo pueden adquirirse libros, sino además discos y películas, tomar algo en su café cultural y aprovechar sus palcos para poder leer. Todo libro que se encuentre en sus repisas puede ser leído en el mismo lugar.

En sus casi 23 años de vida, fue elegida por el diario británico The Guardian como la segunda mejor librería del mundo y la revista estadounidense National Geographic la destacó como la más linda. Es que su edificio conserva el antiguo esplendor y elegancia del teatro cuya construcción data de principios del siglo XX: tiene sus barandas originales, la decoración intacta y una imponente cúpula con frescos, de 20 metros de diámetro. El motivo elegido para decorar el “cielo” del lugar es una representación de la paz, y fue realizada por Nazareno Orlandi en 1919, justo el mismo año en el que había terminado la Primera Guerra Mundial.

En el antiguo escenario -que también conserva el telón de terciopelo original entreabierto- funciona un bar cultural donde puede observarse en su esplendor toda la librería. También se pueden aprovechar los sillones que están a ambos lados de la sala principal o los exclusivos palcos que funcionan como pequeñas salas de lectura. En el subsuelo se despliega un sector dedicado a los libros infantiles, y el piso superior suele ser el elegido para muestras, charlas y exposiciones. 

El Teatro Grand Spendid abrió sus puertas en 1919 y fue uno de los faros de la cultura de la Ciudad de Buenos Aires. Allí se hicieron grandes conciertos y obras de teatro icónicas, como 40 Quilates junto a Mirtha Legrand. En este mismo lugar se exhibió por primera vez en el país una película sonora (The Divine Lady, en 1929). A su vez, fue donde funcionó el sello Nacional Odeón (hoy conocido como EMI), en el que, en 1920, empezó su carrera Carlos Gardel. La sala de grabación aún existe, aunque no se puede visitar. También funcionó como sede de Radio Splendid, que comenzó a transmitir el 23 de mayo de 1923.

Identidad cultural y punto de encuentro

Aunque el teatro dejó de funcionar a fines de la década del 80, el cine siguió en pie hasta 1999. Después de estar cerrado unos meses, y tras una inversión de 3 millones de dólares, se reconvirtió en la librería El Ateneo Grand Splendid. Puede visitarse de lunes a sábados de 9 a 21 y los domingos de 12 a 19.

Juan Pablo Marciani, vocero de la librería, comentó a La Nueva Mañana que El Ateneo Gran Splendid es hoy “uno de los lugares más visitados de Buenos Aires”. “Si bien es una librería, también es un punto de encuentro y un centro cultural. En el mundo nos distinguen entre las más bellas y destacan esta idea insólita para su tiempo que fue crear esta librería en una sala de teatro, de características eclécticas, y con un formato muy distinto. A lo largo de nuestra historia nunca se había creado el concepto de darle un espacio como este a los libros. Hoy, orgullosamente, después de 23 años, en esta tienda se pueden recorrer todas las formas de expresión cultural”, indicó Marciani.

“Este lugar le da la posibilidad a cualquier persona de sentirse protagonista. Desde el momento en que elegimos este espacio para la librería, vimos que identificaba los conceptos del Ateneo literalmente: el de poder fomentar un encuentro íntimo con el escritor y con el lector. Particularmente, hoy nos están visitando en el horario de 9 a 21 de lunes a sábados, un promedio de entre los 2.000 a 6.000 visitantes, sean argentinos o extranjeros”, precisó además.

Sin dudas, el Ateneo Grand Splendid es un punto de visita obligado al recorrer la Ciudad de Buenos Aires ya que forma parte de la identidad cultural de nuestro país y que se puede disfrutar de manera gratuita.

Fuente: La Nueva Mañana

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Scroll al inicio